Cómo afrontar la preparación del MIR en verano

El fin de curso de los estudiantes de medicina coincide con la llegada del verano, el buen tiempo y las altas temperaturas. Tras años de intenso estudio y sacrificio, y una vez graduados, se adentran de manera inmediata en la preparación del examen el MIR.

Mutual Médica · 11/07/22 · 4 min

El fin de curso de los estudiantes de medicina coincide con la llegada del verano, el buen tiempo y las altas temperaturas. Tras años de intenso estudio y sacrificio, y una vez graduados, se adentran de manera inmediata en la preparación del examen del MIR. El verano se trata de una época complicada para concentrarse y estudiar, algo innegociable para todas aquellas personas que aspiran a entrar en la rueda del mundo de la medicina enfrentándose al examen más exigente: el MIR. Por este motivo, hoy compartimos una serie de consejos para ayudar a los aspirantes a preparar el MIR durante los meses de verano, para que sean lo más productivos posible y potencien la concentración. Sabemos que la preparación del MIR es una cuenta atrás constante, y que los futuros médicos no pueden permitirse disminuir la productividad si quieren llegar a enero bien preparados. Por ello, desde Mutual Médica, presentamos consejos para aprovechar al máximo estos meses tan intensos.

1. Escoge un buen lugar para estudiar

La elección de un buen lugar donde concentrarte y dedicar tus horas de estudio será esencial para hacerlo cómodamente y aumentar tu productividad. Escoge un lugar tranquilo, donde no haya ruidos, con temperatura ambiente y agradable. Puedes, por ejemplo, optar por lugares como tu habitación o el salón de casa, o si lo prefieres, ir a lugares públicos que compartan estas características, como una biblioteca. Si quieres, para aprovechar el buen tiempo, puedes escoger lugares exteriores, como el campo, si te apetece salir de casa, o la terraza de tu hogar. Te recomendamos que optes por esta opción en el caso de tener que repasar los apuntes, teniendo ya claros los conceptos base.

2. Márcate un buen horario

Según el estudio “Identifying the Best Times for Cognitive Functioning Using New Methods: Matching University Times to Undergraduate Chronotypes” del año 2017 realizado por la Universidad de Nevada, la mejor hora para empezar a estudiar es a las 11 de la mañana, y dura hasta las 21:30 horas. Aunque las opiniones entre expertos son diversas, y es muy difícil marcar una hora en concreta, ya que cada persona tiene necesidades distintas, las conclusiones coinciden en que lo ideal es aprovechar el día y todas las horas de luz posibles. Tienes que encontrar el horario que mejor se ajuste a tu ritmo y situación, evitando las horas de más calor durante el verano y teniendo presente los periodos de descanso. Puede parecer extraño, pero es importante que sepas que, durante el verano la intensidad del estudio es la misma que el resto del año, se mantiene hasta el día antes del examen, así que, si consigues ser constante, no vas a tener que apretar o hacer mayor esfuerzo en ningún momento concreto.

3. Mantén la disciplina del estudio

Aprovecha el tiempo de estudio y de descanso en la misma medida. No se trata de que no vayas a la playa o a dar una vuelta para relajarte, sino de que lo hagas manteniendo un horario determinado y sin dejar de lado la preparación. Mantener la disciplina es complicado, pero en esta ocasión, muy necesario y gratificante si consigues hacer el esfuerzo. La clave está en ir estudiando poco a poco, sin perder el ritmo y evitando coger grandes empaches, ya que puede acabar pasando factura con el paso de los meses. A diferencia de los exámenes de la carrera, la preparación del MIR es mucho más larga. No hay que agobiarse y hay que tomarla sin prisa, pero sin pausa. Encuentra un punto en el que te sientas a gusto y no te produzca cansancio. Recuerda que, el tiempo de estudio es para preparar el examen, y el libre es para desconectar. Esta diferenciación será crucial para una mayor productividad y la consecución de unos buenos resultados.

4. La gestión de la compañía

Para la mayoría de la gente, la llegada del verano implica un aumento de tiempo libre, y, por tanto, una mayor predisposición a hacer planes que implican estar fuera de casa durante muchas horas. Lo mejor será que desconectes del móvil durante el tiempo de estudio para evitar estar pendiente de lo que hacen los demás y eliminar pensamientos intrusivos, como, por ejemplo: “lo que me estoy perdiendo”. Todo esto solo afectará de manera negativa a tu productividad, favoreciendo a la desconcentración durante el rato de estudio. Piensa que, si cumples con tus objetivos, más tarde podrás sumarte al plan de tus amigos, y lo harás a gusto sabiendo que has cumplido con tus responsabilidades. Por otro lado, intenta rodearte de gente positiva. Si en algún momento decides compartir tu rato de estudio con otros aspirantes al MIR, lo más adecuado será que sean personas afines a ti. Y en tu tiempo libre y de descanso, únete a gente que te haga desconectar y disfrutar de estos ratos.

5. El descanso, un imprescindible durante la preparación

Los descansos durante el estudio resultan imprescindibles si quieres mantener un alto rendimiento. Define bien tus horas de descanso y aprovéchalas para descansar o llevar a cabo actividades que te hagan sentir bien y desconectar la mente. Es muy recomendable respetar el descanso de los domingos. A veces, vas a querer aprovechar y estudiar, y si empleas de manera constante esta rutina, explotarás y terminarás por estudiar menos de lo que deberías. Relativiza el estudio y dedícate tiempo para ti. Descansar bien por las noches es otro de los factores clave para que el cerebro pueda trabajar al máximo durante el día. En esta época de tensión y estudio constante, existen diferentes trastornos del sueño que pueden afectarte, como, por ejemplo, la parasomnia, conocida como las pesadillas. Descansar es fundamental cada día para rendir al máximo, y más durante el verano.

6. Aprovecha las vacaciones

Unos días de vacaciones este verano son incuestionables, de hecho, te recomendamos que cuentes con una semana de vacaciones durante tu preparación del MIR estos meses tan calurosos. Ahora que cuentas con tiempo de margen, siempre manteniendo la organización y disciplina, es cuando puedes y debes permitirte bajar la guardia unos días y recargar energías para seguir dándolo todo en la rutina de estudio que ya te habrás creado. Para mantener un buen rendimiento, tienes que frenar, disfrutar de tu familia y amigos y de la realización de aquellas actividades que más te gustan y te hacen sentir bien. Con ello, conseguirás cargar las pilas y seguir dándolo todo en la preparación del examen que te convertirá en el futuro médico que quieres ser.

7. El deporte y la actividad física

Invertir una pequeña parte de tu tiempo en hacer deporte te ayudará a desconectar, y, además favorecerá de manera positiva a tu estado físico, impidiendo que te duela el cuerpo de pasar tanto rato sentado y en la misma postura. Ahora que hace buen tiempo, puedes salir a la terraza a hacer algunos ejercicios, o simplemente a dar un paseo por la montaña para estirar las piernas, mientras disfrutas de la brisa veraniega y una máxima desconexión en tu mente. Los expertos recomiendan hacer deporte mínimo dos veces a la semana, y a partir de aquí, repite tantas veces como quieras esta rutina, siempre que el cuerpo y el tiempo te permitan. Además, esta acción repercutirá positivamente en tu estado de ánimo, y ambos factores juntos, ayudarán a mejorar tu resultado.

8. La motivación: recuerda por qué estás aquí

Sabemos que es una época muy complicada, que el cansancio abunda después de estos años de carrera tan intensos, y que tienes muchas ganas de salir y disfrutar del buen tiempo y de tus mejores compañías. Por este motivo, la motivación se convierte en un factor clave ahora que apetece relajarse y las distracciones son más abundantes que nunca. Recuerda que esto es un esfuerzo por conseguir tu sueño, por ser aquel gran profesional médico en el que te convertirás muy pronto. Mantén permanentemente este pensamiento en tu cabeza. Recuerda que merece la pena hacer todos estos esfuerzos por alcanzar tu objetivo y cumplir aquello con lo que has soñado durante tanto tiempo. En Mutual Médica, estamos siempre al lado de los médicos, y de los futuros médicos.

Te recomendamos:

Otros posts

Burnout: qué es y cómo combatir el desgaste laboral

12/04/24 · 3 min · Mutual Médica

Salud global: el papel de los médicos en el día mundial de la salud

07/04/24 · 3 min · Mutual Médica

La importancia de la detección precoz del cáncer

27/03/24 · 4 min · Mutual Médica

Contactamos contigo

Resolvemos tus consultas o dudas, a través del teléfono 900 82 88 99. Si prefieres, puedes dejarnos tus datos y en breve contactaremos contigo: