Descubre el MEL, la alternativa al RETA

El seguro para médicos autónomos MEL es la opción ideal si estás buscando alternativas al RETA.

Miguel Barrera Sánchez · 17/04/23 · 4 min

El MEL es, para los médicos, la alternativa al RETA. En este artículo te contamos todos los detalles para que conozcas sus ventajas y coberturas.

Qué es MEL y cómo funciona

MEL son las siglas de Seguro del Médico de Ejercicio Libre. O dicho en otras palabras: el seguro para médicos autónomos, que ofrece exclusivamente Mutual Médica por ser la única mutualidad de médicos legalmente reconocida. Y se ha convertido en la solución de previsión social predilecta para muchos profesionales liberales, ya sea porque tienen su clínica privada o porque ejercen una actividad por cuenta propia.

Conviene recordar que existen diferentes mutualidades alternativas al RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos). Los profesionales colegiados de determinados sectores tienen reconocido el derecho de no cotizar en ese régimen de la Seguridad Social pública, o bien cotizar en él pero, a la vez, tener su seguro médico de autónomos para gozar de una jubilación y unas prestaciones sociales mejores.

Esos colectivos profesionales son, entre otros, los abogados, los arquitectos, los ingenieros industriales, los gestores administrativos y los procuradores de Tribunales. Y, como decíamos, también los médicos que ejercen su actividad (total o parcialmente) en el ámbito privado.

Para inscribirse en el MEL es necesario elegirlo como sistema de previsión social en el momento de iniciar la actividad, tras darse de alta en Hacienda. Esto es importante porque quien elige el RETA ya no puede volver atrás, pero quien elige el MEL, sí puede cambiar o compatibilizar ambos sistemas más adelante.

Por tanto, una primera (e inteligente) decisión es elegir el MEL al comenzar la actividad, puesto que es una decisión reversible y de esta manera no se cierra ninguna puerta futura en lo que a previsión social se refiere.

Coberturas de MEL

El MEL o seguro de médicos autónomos ofrece todas las coberturas que necesita un profesional por cuenta propia, es decir:

  • Seguro de jubilación, que es el producto que garantiza al mutualista sus ingresos económicos en el momento que decida retirarse
  • Seguro de incapacidad laboral, cuyas prestaciones pueden activarse por enfermedad, accidente, intervención quirúrgica, hospitalización, nacimiento o cuidado de menor, riesgo de embarazo o pandemia
  • Seguro de dependencia, que ofrece una renta vitalicia por pérdida de autonomía (por enfermedad o discapacidad)
  • Seguro de vida-ahorro, por el que los beneficiarios que el mutualista designe pasarán a recibir una renta si éste fallece

Ventajas de contratar MEL a corto y largo plazo

Darse de alta en el MEL, al igual que sucede con otras mutualidades alternativas al RETA, conlleva una serie de ventajas, tanto a corto como a largo plazo. A continuación te mostramos las más importantes.

Ventajas del MEL a corto plazo

Como en cualquier sistema de previsión social, los grandes beneficios se aprecian con el paso del tiempo. Pero en el caso de nuestro seguro de médicos autónomos, algunos de esos beneficios ya comienzan a apreciarse desde el principio:

Las cantidades de las cuotas del MEL (también llamadas ‘primas’) abarcan un abanico más amplio que las del RETA, por lo que el mutualista puede pagar menos cada mes, si así lo desea No existe un periodo mínimo de cotización, como sí ocurre con el RETA: mientras en el RETA se exigen 15 años de cotización mínima para cobrar la pensión, en el MEL podrás cobrar siempre el capital que hayas ido reuniendo con tus propias aportaciones, incluso si en el momento de solicitarlo han pasado menos de 15 años El mutualista tiene mayor margen de maniobra para elegir a los beneficiarios de las prestaciones (en caso de fallecimiento), mientras que en el RETA los beneficiarios son los estipulados por la ley

Ventajas del MEL a largo plazo

La lista de ventajas del MEL se hace más extensa si nos fijamos en los beneficios a largo plazo. Algunos de ellos son:

Se trata de un sistema de capitalización individual: lo que aporta el mutualista es suyo, mientras que las pensiones públicas se basan en el sistema de reparto, es decir, lo que perciben se calcula en base a las finanzas de la Seguridad Social en ese momento (que depende, a su vez, de las cotizaciones que hacen los afiliados en activo en ese momento) Como son dos sistemas plenamente compatibles, cotizar en el RETA y realizar aportaciones en el MEL aumentará la renta a percibir durante la jubilación, lo que mantendrá en mayor medida el poder adquisitivo del perceptor Llegado el momento de la jubilación, el MEL ofrece mayor flexibilidad en la forma de cobrar el dinero: en forma de capital, de renta mensual… El interés técnico anual del seguro de jubilación está garantizado durante toda la vida del contrato, mientras que la revalorización de la prestación pública de jubilación puede depender de las decisiones del gobierno de turno, según sus propios criterios de sostenibilidad

Otros posts

Fiscalidad Campaña Renta 2022 con Mutual Médica

Información fiscal de Mutual Médica para la campaña de la Renta 2023

17/04/24 · 4 min · Leticia Llobet François

Burnout: qué es y cómo combatir el desgaste laboral

12/04/24 · 3 min · Mutual Médica

Salud global: el papel de los médicos en el día mundial de la salud

07/04/24 · 3 min · Mutual Médica

Contactamos contigo

Resolvemos tus consultas o dudas, a través del teléfono 900 82 88 99. Si prefieres, puedes dejarnos tus datos y en breve contactaremos contigo: