La importancia de la comunicación médico-paciente

La comunicación entre el médico y el paciente tiene una gran importancia dentro del funcionamiento de la profesión médica, jugando un papel primordial en el correcto desarrollo de esta, ya que, la medicina es una rama con un factor humano y relacional muy alto.

Mutual Médica · 06/09/22 · 3 min

La comunicación entre el médico y el paciente tiene una gran importancia dentro del funcionamiento de la profesión médica, jugando un papel primordial en el correcto desarrollo de esta, ya que, la medicina es una rama con un factor humano y relacional muy alto.

Esta comunicación es uno de los pilares fundamentales de la profesión y se tiene muy presente hoy en día. En el trato con los pacientes, una comunicación clara y eficiente es imprescindible.

Una de nuestras labores como médicos es conseguir crear un ambiente cómodo y favorable para nuestros pacientes, donde puedan desenvolverse libremente y sentirse escuchados. De esta manera, lograremos hacer un mejor diagnóstico y proporcionar un trato impecable durante la estancia en el centro médico.

Los pacientes bien informados por los profesionales médicos no solo muestran una mejor adherencia al tratamiento y una mejor comprensión, también internalizan mejor el objetivo de los cuidados, y esto facilita que acepten el posible desarrollo de una enfermedad crónica o grave.

Entendemos entonces la buena comunicación como una herramienta muy importante en todas las facetas que engloban la medicina y su trato humano.

El papel del médico en la comunicación con el paciente

La existencia de una buena comunicación dependerá más del médico que del paciente, ya que, somos los profesionales sanitarios quienes debemos encargarnos de la creación de un buen ambiente a través de una comunicación eficiente.

En cualquier otra situación, una mala comunicación es un problema entre dos personas (o más). Es muy complicado que solo una parte (o persona) deba cargar con la responsabilidad, de hecho, las soluciones normalmente llegan cuando ambas partes reconocen el error y se esfuerzan en arreglarlo. Pero, este no es el caso de la comunicación médico-paciente.

Debemos tener en cuenta que nuestra situación como profesionales médicos es muy distinta a la de los pacientes. Los sanitarios estamos en nuestro lugar de trabajo, dentro de nuestra rutina y en una posición de conocimiento y seguridad. Por lo contrario, el paciente llega a nuestra consulta lleno de incertidumbre, miedo, posiblemente dolor e incomodidad.

El paciente llega sin tener ningún tipo de información fiable sobre su situación, mientras que nosotros, en la mayoría de los casos, diagnosticaremos rápido su estado gracias a nuestro gran conocimiento y exceso de información.

Por todo esto, es importante entender que los médicos tenemos el deber de llevar a cabo la mayor parte del esfuerzo comunicativo, y que debemos hacerlo de manera que no perjudique el tratamiento, el bienestar emocional o la confianza del paciente hacia el sistema sanitario.

¿Cómo conseguir una comunicación efectiva con el paciente?

La capacidad de la que dispongamos los médicos para comunicar información de manera efectiva y compasiva, será clave a la hora de conseguir una relación exitosa con el paciente.

Los profesionales que fomentamos una comunicación abierta, podemos conseguir información más completa sobre el estado del paciente, hacer un diagnóstico más preciso y facilitar el asesoramiento adecuado, lo que podría mejorar el cumplimiento del tratamiento y sus efectos, beneficiando a la salud del paciente en el largo plazo.

Para conseguir estos buenos resultados y actuar como un buen profesional médico, te presentamos una serie de consejos que te ayudarán a crear un buen vinculo y una relación adecuada y eficiente con los pacientes:

  • Identifica el conocimiento del paciente: Es muy probable que ya se haya comunicado información previa al paciente sobre su estado o que él mismo se haya informado a través de fuentes poco fiables, como internet. Identifica lo que ya sabe antes de proporcionarle nueva información que pueda llevar a la confusión.
  • Mide lo que el paciente debe/quiere saber: Existen distintas conductas frente a la búsqueda de información. Algunos pacientes prefieren conocer poca, y otros necesitan cada detalle que podamos ofrecerles como profesionales médicos. En cualquier caso, debemos presentar la información de forma clara y entendible. Primero describiremos los riesgos y los beneficios del procedimiento, y a través de esto, desarrollaremos la conversación y veremos qué tipo de información quiere conocer el paciente.
  • Utiliza la empatía: La empatía es una habilidad básica para los profesionales médicos y todos debemos tenerla desarrollada para poder reconocer y tratar adecuadamente las emociones expresadas por los pacientes. Es muy importante mostrar entendimiento frente a las emociones del paciente durante nuestra comunicación con él, y nunca ignorar ni minimizar sus sentimientos.
  • Utiliza una velocidad moderada a la hora de comunicar: Los médicos que proporcionamos la información despacio, le damos al paciente el tiempo necesario para comprender la información que le estamos dando. Una explicación lenta con pausas y silencios, acompañada del lenguaje corporal, es necesaria para dar paso al paciente a reflexionar y poder manifestar sus dudas, a través de las cuales los médicos podemos seguir proporcionando información.
  • Simplicidad y veracidad: Debemos evitar dar monólogos largos al paciente, siempre será mejor que las comunicaciones sean breves y claras. Además, tenemos que intentar personalizar al máximo la información para facilitar su comprensión, y asegurarnos de que estamos siendo claros y no dejamos dudas sin resolver. Además, como profesionales médicos siempre debemos decir la verdad, sin minimizar el impacto de lo que estamos comunicando, para evitar crear confusiones.
  • Incentiva la esperanza: Decir la verdad es primordial y prioritario, pero no debemos dejar atrás el valor terapéutico de divulgar esperanza en situaciones que parecen complicadas o inciertas. Sobre todo, en casos donde hacemos referencia a enfermedades terminales, por ejemplo. Como médicos, incluso cuando nos toca dar malas noticias, podemos disminuir el sufrimiento proporcionando esperanza.
  • Observa al paciente y cuida los gestos y expresiones: En la relación médico-paciente es muy importante la comunicación no verbal. La expresión facial del paciente nos va a proporcionar mucha información sobre lo que está pensando o sintiendo, por eso debemos prestar mucha atención y adecuar nuestras palabras a su reacción. Nuestras expresiones corporales también transmiten mucha información al paciente, por eso debemos cuidarlas y estar atentos a ellas.
  • Prepárate para una reacción: Cada paciente es un mundo, y por ello, cada uno reaccionará de una manera distinta a nuestras comunicaciones. Algunos pacientes reaccionarán a las malas noticias sin manifestar emociones, otros lo harán con lágrimas o negación, y en algunos casos, con ira y culpa. Los médicos debemos estar preparados para cualquier reacción y darle tiempo al paciente para que pueda expresar sus emociones. Es muy importante que escuchemos en silencio y con atención lo que nos explica, y si es necesario, invitarle a qué diga cómo se siente.

Hemos entendido que una de las facetas más importantes de ser médico consiste en comunicarse con los pacientes, y hacerlo de manera adecuada y cuidadosa será primordial para un buen rendimiento y eficacia en nuestra labor profesional. En gran medida, el diagnóstico y el tratamiento de los pacientes dependen de la comunicación que tengamos con ellos, para poder saber con seguridad qué es lo que necesitan, y esta relación con el paciente es algo a lo que vas a tener que enfrentarte independientemente de la especialidad a la que pertenezcas.

La buena comunicación y la independencia emocional por parte de los médicos serán imprescindibles para que los pacientes acepten mejor los diagnósticos y sigan los tratamientos indicados. Siendo consciente de la importancia de la comunicación y siguiendo estos consejos para entablar una mejor relación con los pacientes, los resultados en las tareas profesionales llevadas a cabo en tu día a día mejorarán en calidad y eficiencia.

Te recomendamos:

Otros posts

Cursos online para médicos: webinars para seguir evolucionando en el sector

21/09/23 · 3 min · Mutual Médica

Alberto, una historia desde la cima.

18/09/23 · 4 min · Mutual Médica

Activa tu Jubilación con el Seguro de Jubilación Ahorro Fiscal 105

13/09/23 · 3 min · Mutual Médica

Contactamos contigo

Resolvemos tus consultas o dudas, a través del teléfono 900 82 88 99. Si prefieres, puedes dejarnos tus datos y en breve contactaremos contigo: