Mutual Médica: la jubilación del médico con grandes ventajas fiscales

Las aportaciones a Mutual Médica pueden ser objeto de desgravación fiscal con los mismos límites y condiciones que lo son, por ejemplo, las aportaciones a planes de pensiones. Además, si usted utiliza Mutual Médica como alternativa al RETA, podrá considerar como gasto de la actividad hasta 4.500€ por las primas de invalidez (en cualquiera de sus grados), jubilación y dependencia. No es ningún capricho de la administración. El legislador ha reconocido que las mutualidades de profesionales son un pilar importante de nuestro sistema de previsión social.


Lo que le importa saber a un médico es que, destinando parte de su ahorro a Mutual Médica, puede llegar a ahorrarse más de 5.000€ en su IRPF. Este importe se multiplica por dos si su cónyuge, que obtiene rentas del trabajo o de actividades económicas, realiza también una aportación a Mutual Médica. ¿Vemos cómo?

Imagine que su situación personal es tal que tiene una base liquidable del IRPF de 48.000€ (la cual obtiene sumando todos sus rendimientos, restando los gastos deducibles y las reducciones aplicables –por ejemplo por cuidado de hijos, su mínimo personal, etc.). Si no destina parte de su ahorro a previsión social, su cuota del IRPF será de 14.081,07€. En cambio, si usted puede realizar (por tener más de 50 años) una aportación al seguro de jubilación de Mutual Médica hasta el tope máximo que le permite la Ley del IRPF, es decir, 12.500€, le resultará una cuota a pagar de 9.456,07€. Ha tenido usted un ahorro de 4.625€. ¿Cómo se genera? Muy sencillo: la aportación que ha realizado y que es susceptible de reducción, multiplicada por el tipo marginal del IRPF que le sea de aplicación (en este caso, el 37%). Si el médico de nuestro ejemplo tiene menos de 50 años, podrá realizar una aportación máxima de 10.000€. Imaginemos que sólo puede hacer una aportación de 5.000€. Bien, eso es suficiente para una persona joven que tiene su jubilación todavía lejos. Y, en cualquier caso, le permite ahorrarse (asumiendo la misma situación personal) 1.850€ en la cuota del IRPF.

Exponemos a continuación unos ejemplos (en los que no aplican deducciones adicionales para calcular la cuota final del IRPF):

 

Ejemplo Mutualista 1 Mutualista 2 Mutualista 3
Base Liquidable 48.000,00 € 58.000,00 € 60.000,00 €
Cuota IRPF sin aportación 14.081,07 € 18.056,63 € 18.916,63 €
Aportación a Mutual Médica 12.500,00 € 10.000,00 € 17.000,00€ (12.500€ aportación máxima 
+ 4.500€ seguro alternativo)
Cuota IRPF con aportación 9.456,07 € 14.081,07 € 12.231,07 €
Ahorro fiscal 4.625,00 € 3.975,57 € 6.685,57 €
Para simplificar el ejemplo, obviamos especificidades autonómicas y nos remitimos a la escala general del artículo 74 de la Ley del impuesto.

 

La justificación de esta ventaja fiscal está en el aplazamiento. Al igual que sucede con los planes de pensiones, Hacienda concede al contribuyente una "tregua fiscal" en el momento de la aportación. Posteriormente, cuando se produzca el cobro de la prestación (ya sea en el caso de jubilación como si, por desgracia, sobreviene la muerte de la persona asegurada), el beneficiario deberá tributar por la totalidad de la prestación como rentas del trabajo (igual que sucede con las pensiones de la Seguridad Social). Por ello, es aconsejable planificar el cobro de nuestros instrumentos de previsión social, cuando llega el momento de la jubilación, mediante el cobro fraccionado (percibiendo una renta en lugar de un capital único), para minimizar el efecto no deseado de situarnos en un tramo muy gravoso del IRPF.

Mutual Médica pone a la disposición de los médicos el instrumento idóneo para complementar las pensiones públicas. Pero además, ofrece con sus seguros importantes ventajas fiscales. Y todo, con la tranquilidad de estar invirtiendo en una entidad aseguradora sólida, que revierte sus beneficios en la mejora de las prestaciones y de los servicios que presta a sus mutualistas. Más de 35.000 médicos en toda España confían ya en la entidad.