Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más información consultando nuestra Política de Cookies.

El V Premio Dr. Josep Font logra mejorar la supervivencia de pacientes con cirrosis y hemorragia por varices esofágicas con una nueva técnica terapéutica

The New england Journal of Medicine

Early Use of TIPS in Patients with Cirrhosis and Variceal Bleeding

Fundación Mutual Médica

Dr. Juan C. García Pagán

HOSPITAL CLÍNIC DE BARCELONA

Early Use of TIPS in Patients with Cirrhosis and Variceal Bleeding

El artículo galardonado con el Premio Dr. Josep Font 2011 lleva como título "Uso precoz de TIPS (Transjugular Intrehepatic Portosystemic Shiunt, por sus siglas en inglés)" ¿En qué consisten estas patologías y cuál es su prevalencia y situación en nuestro entorno?

La hemorragia digestiva por rotura de varices esofágicas es una complicación frecuente en los pacientes con cirrosis hepática, que requiere ingreso y tratamiento hospitalario en unidades especializadas. Aproximadamente un 20% de los pacientes que la padecen fallecerá como consecuencia de esta hemorragia.

¿En qué consiste concretamente la investigación que ha ganado el Premio Dr. Josep Font 2011?

Hasta la actualidad el tratamiento estándar que se dispone para la hemorragia por varices consiste en aplicar tratamiento con fármacos vasoactivos (fundamentalmente somatostatina o terlipresina) asociado a tratamiento endoscópico de las varices (idealmente ligadura). Este tratamiento combinado es muy eficaz, pero no en el 100% de los casos. Así, en alrededor de un 20% de pacientes este tratamiento fracasa y deben utilizarse medidas de rescate como el TIPS (Transjugular Intrahepatic Portosustemic Shiunt, por sus siglas en inglés –derivación portosistémica percutánea intrahepática-). En esta situación de rescate, el enfermo habitualmente ha presentado ya un grave deterioro de su función hepática o ha presentado otras complicaciones graves (infecciones, insuficiencia renal...) y a pesar de que el TIPS logra controlar la hemorragia prácticamente en el 100% de los casos, el enfermo acaba falleciendo. Desde hace años diferentes estudios han tratado de identificar características clínicas que permitan identificar pacientes con alto riesgo de que fracase el tratamiento estándar y que, por ello, tengan una elevada probabilidad de fallecer. Nuestro estudio seleccionó este grupo de pacientes con alto riesgo de fracaso, utilizando la gravedad de la enfermedad hepática evaluada por la clasificación de Child y la presencia de hemorragia activa en el momento de la endoscopia, que son las variables clínicas más frecuentemente identificadas como predictivas de fracaso. En estos pacientes de alto riesgo pudimos demostrar que la utilización del TIPS lo más precoz posible tras su ingreso mejora de forma substancial el control de la hemorragia y, mas importante aún, logra una mayor supervivencia que el uso del tratamiento estándar con fármacos y ligadura, reservando únicamente el TIPS como técnica de rescate.

En el año 2010 esta investigación se publicó en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine, ¿cómo se consiguió?

Desde el principio, al analizar los resultados de nuestro estudio entendimos que podrían suponer un cambio en la práctica clínica en el tratamiento de estos pacientes y por ello creímos que nuestro trabajo podría tener una buena acogida en una revista de alta difusión como New Eng J Med.

El objetivo del Premio Josep Font es galardonar al autor de un trabajo de investigación que tenga aplicación en la práctica médica, ¿de qué manera piensa usted que cumple su proyecto este requisito?

Nuestro trabajo tiene una importante aplicación clínica ya que propone una nueva actitud terapéutica. Esta es aplicar un tratamiento más invasivo pero también más eficaz a aquellos pacientes que por sus especiales características clínicas tienen un muy elevado riesgo que los tratamientos habitualmente aceptados y utilizados fracasen. Con ello, se logra evitar el fracaso y mejorar la supervivencia de esta población de pacientes.

¿Qué ha aportado o pueden aportar los resultados de este trabajo al mundo de la ciencia, por un lado, y a los pacientes con estas patologías, por otro?

Desde el punto de vista científico confirman que los tratamientos de nuestros pacientes cada vez más deben de individualizarse de acuerdo a las características clínicas de los mismos. Existen pacientes que tienen un riesgo bajo y en los que la hemorragia es fácilmente tratable, pero otros de riesgo elevado que requieren tratamientos muy eficaces aunque puedan tener un mayor coste y sean más invasivos. El aplicar el TIPS precozmente después de diagnosticar una hemorragia por varices en pacientes de alto riesgo se asocia a una clara mejoría en su supervivencia.

¿Cuál es su punto de vista sobre la situación de la investigación médica en nuestro país en relación al resto de países de nuestro entorno? ¿Y más concretamente en el ámbito de la Hepatología?

La investigación médica en nuestro país se encuentra en una situación muy buena y claramente ascendente. La hepatología es probablemente una de las ramas médicas en la que este hecho se cumple de forma más eficaz. Son preocupantes los recortes que se han vivido en estos últimos años y que, si perduran o se agravan, podrían hacer un daño difícil de recuperar a la investigación médica de nuestro país.

¿Qué le representa haber ganado este premio en el ámbito profesional?

Este premio representa un reconocimiento al trabajo y a la dedicación de un grupo de médicos que creemos que no sólo es importante realizar una buena medicina en el día a día, sino también intentar avanzar para mejorar los tratamientos de nuestros pacientes.

¿Actualmente tiene algún proyecto de investigación en marcha?

En la actualidad seguimos trabajando en diferentes aspectos relativos al tratamiento, fisiopatología y diagnóstico de la hipertensión portal y la hemorragia digestiva por varices esofágicas en pacientes con cirrosis hepática y también en otras enfermedades hepáticas más raras que cursan con hipertensión portal, como en el síndrome de Budd-Chiari o la trombosis portal.