Entrevista Médico Cooperante Dr. Julio Rodríguez de la Rúa Fernández

Entrevistamos al Dr. Julio Rodríguez de la Rúa Fernández, médico cooperante en el Chad

"Creo que la cooperación me ha hecho más humano"

Dr. Julio Rodríguez de la Rúa Fernández

Entrevistamos al Dr. Julio Rodríguez de la Rúa, médico cooperante en el Chad

"Creo que la cooperación me ha hecho más humano"

¿Por qué decidió hacerse médico cooperante?

Creo que el afán de ayudar a otros, es algo inherente al ser humano. Eso quizás, así como el ejemplo de mi padre, me hizo estudiar medicina.

Y una vez que eres médico y te conciencias de la inequidad existente, del fracaso para repartir la riqueza y el conocimiento, de la corrupción que abandona a los más desfavorecidos…hace que quieras dar algo de lo que te sobra y aportar un poco de salud en países abandonados.

Sencillamente, es una respuesta ante una situación injusta.

¿En qué proyectos de cooperación ha participado?

  • Proyecto 1

En la Leprosería “Ambatoabo” de las Filles de la Charité de St. Vincent de Paul, en Farafangana al Sureste de Madagascar.

Farafangana es un distrito de 900.000 habitantes y el 87% viven en extrema pobreza.

A esa leprosería acudí durante 17 años y pude ver la evolución que hubo, desde ser una misión creada en 1.902 que sanitariamente se dedicaba exclusivamente al cuidado de los leprosos, hasta verla convertirse en la Clinique Médico-Chirurgicale St. Vincent de Paul, hospital de referencia reconocido por el gobierno malgache.

Para mí ese gran cambio, es una gran satisfacción. Allí cuando llegamos dicen algo así como “Tonga ao Ambatoabo zana hary” que significa “Dios ha bajado a Ambatoabo”.

 

  • Proyecto 2

En el Hôpital Universitaire Le Bon Samaritain, de Yamena (Chad), que fue creado por los jesuitas el año 2007 y es una referencia en el país, teniendo además una Facultad de Medicina y una Escuela de Enfermería.

El Chad es un país que ocupa el puesto 187 de 189, en el IDH (Índice de Desarrollo Humano) y en el último censo, para  más de 17 millones de habitantes, sólo hay 1.197 médicos, 4.245 enfermeras-comadronas y 108 farmacéuticos.

 A él acudo desde hace 11 años y me atrevo a decir con toda humildad, que el hospital es lo que es gracias al gran esfuerzo y dedicación de los sanitarios locales, pero, algo también, gracias a cooperantes italianos, franceses, libaneses, chilenos y españoles, que, sucesivamente vamos a atender sanitariamente a los pacientes, a enseñar en la Facultad de Medicina a los estudiantes y a formar a los médicos y enfermeros de ese hospital.

 Somos un simple eslabón, pero, cada uno de los eslabones es fundamental en una cadena.

¿Hay algún hecho que quiera destacar, que marcara su experiencia como cooperante?

Sí, quiero hacer hincapié en algo que considero importante y, lo hago, para los que se inician en la cooperación sanitaria internacional.

 Al principio, la gente te dice “África es una inmensa herida, lo vuestro es una gota de agua en el océano…no sirve para nada”. Y con frecuencia, es verdad que vuelves de allí con un poso de frustración al ver tanta pobreza, al ver todo lo que queda allí…

Pues bien, puedo asegurar que los locales son los que te dejan entrever, que lo que haces allí sí sirve para algo, que no debes abandonarlos. Allí aportas conocimiento, material sanitario, formación…y sobre todo, lo pongo con mayúsculas lo que les aportas es CONFIANZA. Se sienten acompañados y eso les incita a superarse ellos mismos.

Pongo un ejemplo. En el año 2009, hubo una grave crisis política en Madagascar con conflicto bélico interno, por el cambio en el gobierno, con muertos en las calles, voladuras de puentes…

Las monjas de la Misión Ambatoabo eran reticentes a escribir un mail pero, a los pocos días de iniciarse la revuelta, me escribieron diciendo: “Estamos con mucho miedo y en éstos momentos tan difíciles por favor NO NOS ABANDONEN” (lo escribieron así con mayúsculas).

Me di cuenta que, lo que hacíamos allí, aunque fuera “una gota de agua”, era importante para ellos. Y allí volvimos, claro.

¿Qué ha significado para usted a nivel personal la cooperación? ¿Y a nivel profesional?

A nivel personal me supone una gran satisfacción, he visto el gran reconocimiento de pacientes y familiares, he comprobado la colaboración máxima de los sanitarios locales (a su ritmo), he conocido personas extraordinarias y otras culturas. Me han enseñado a vivir y disfrutar de la vida a pesar de las carencias y dificultades.   

Y algo que agradezco muchísimo, creo que la cooperación me ha hecho más humano.

A nivel profesional, el participar en cooperación me ha consolidado como médico.

Antes mi carrera profesional se apoyaba en tres pilares: la asistencia, la docencia y la investigación. Ahora, se apoya también en un cuarto pilar, que es la cooperación y me siento, no mejor médico pero sí más completo.

Y siendo sincero, tengo que decir que para mí, la cooperación es una hermosa experiencia “egoísta”. Recibo más de lo que doy, no tiene el menor mérito desplazarme al terreno, porque allí me siento muy bien.

¿Se sintió seguro durante su cooperación?

Cuando vas a cooperación, aparte de implicarte en un proyecto, conocerlo y estar preparado profesional y personalmente para llevarlo a cabo, debes saber “viajar seguro”.

Vacunas preventivas, seguir las normas que  indican el Ministerio de Asuntos Exteriores y Sanidad Exterior, tener tus seguros de viaje y vida, seguro de Responsabilidad Civil Profesional, Certificado de Idoneidad profesional, sentido común, dejarte aconsejar por los locales, respetar su cultura…todo ello hace que te sientas seguro.

Y es que no puedes arriesgar, porque ello supondría ponerte en peligro, pero sobre todo pondrías en peligro toda una campaña sanitaria.

¿Cómo valora la protección que ofrece Mutual Médica a través de su seguro para médicos cooperantes?

Este año 2021, viajé con la cobertura de Mutual Médica que me parece muy buena, y para mi sorpresa y satisfacción, además fue gratuita.

¿Cómo valora la asistencia en viaje que recibió?

La valoro muy bien. Me sentí muy apoyado, en un momento dado en el que viví ciertos momentos difíciles.   

¿Repetiría la experiencia? ¿Por qué?

La cooperación tiene muchas posibilidades de “enganche”.

Yo fui la primera vez hace muchos años y me contagié de esa ilusión. Puedo decir, además que, en mi experiencia, el 70% de los sanitarios que van por primera vez, vuelven a ir.

Por ello es importante la información de lo que hacemos en los países desfavorecidos y la sensibilización entre nuestros compañeros, para que se animen a ir. Hay que difundir, hay que buscar recambio generacional…y eso es lo que me mueve a responder a esta entrevista.

Quiero finalmente, mostrar mi agradecimiento a Mutual Médica, por su apoyo a la cooperación.