Entrevista Médico Cooperante Dr. Ángel García García

Entrevistamos al Dr. Ángel García García, médico cooperante en Mauritania

"Quiero que la cooperación forme parte de mi vida y de la de mi familia"

Dr. Ángel García García

Entrevistamos al Dr. Ángel García García, médico cooperante en Mauritania

"Quiero que la cooperación forme parte de mi vida y de la de mi familia"

¿Por qué decidió hacerse médico cooperante?

Siempre he pensado que los seres humanos debemos ayudarnos entre nosotros, en todo lo que podamos. Mi profesión me permite llevar este pensamiento a la práctica, ayudando a otras personas a que su vida sea mejor. El solo hecho de saber que hay lugares del mundo donde no existe atención médica o esta es tan precaria que no alcanza los niveles mínimos para permitir el desarrollo de una vida de calidad fue un estímulo para tratar, dentro de mis posibilidades, de ayudar a esos lugares a mejorar su estado de salud, que considero el pilar más básico de una comunidad.

¿En qué proyectos de cooperación ha participado?

Mi primera participación fue en el Turkana Eye Project, en el norte de Kenia, como oftalmólogo residente en 2011. Se trata de un proyecto consolidado en un área muy remota, con población seminómada y nula atención oftalmológica. Este proyecto apostó decididamente por buscar la sostenibilidad, buscando la formación de población local, que permitiese el mantener una atención médica que perdurase más allá de las campañas quirúrgicas. Tras muchos años de esfuerzo, este objetivo se logró, de manera que en la actualidad es personal local formado por el proyecto el que lleva a cabo la inmensa mayoría de las tareas de atención oftalmológica de la zona. Durante varios años tras la primera expedición, colaboré activamente con el proyecto y aun sigo conectado con el mismo, aunque de una manera más lejana.

Debido a motivos personales y familiares (me mudé de ciudad, tuve 3 hijos…) no ha sido hasta mayo de 2022 cuando he vuelto a una expedición de cooperación, esta vez con la Fundación Alió en Nuadibú, Mauritania. Esta vez se trataba de una campaña más corta, 5 días, con el objetivo de atender el mayor número posible de pacientes con patologías oculares, la mayoría de ellas muy severas. Finalmente fuimos capaces de intervenir a 145 pacientes y atender unas 1.200 personas en consulta por lo que consideramos que la campaña fue todo un éxito.

¿Hay algún hecho que quiera destacar, que marcara su experiencia como cooperante?

Son muchos pequeños detalles los que te marcan. Es muy satisfactorio poder ayudar a tanta gente, pero a la vez muy frustrante ver casos que no son tratables, o al menos no con los medios con los que uno dispone. Es duro decirle a un paciente ilusionado, a través de un traductor, que no le puedes ayudar. Son caras que se quedan en tu memoria. Una sonrisa, unas palabras de agradecimiento ininteligibles para nosotros... son momentos muy intensos y satisfactorios.

¿Qué ha significado para usted a nivel personal la cooperación? ¿Y a nivel profesional?

A nivel personal, es una experiencia muy enriquecedora. Aumenta tu conocimiento sobre ciertas realidades del mundo que son difíciles de imaginar completamente si no estás en el terreno. El conocimiento de esas realidades permite que puedas crear algo o hacer algo para tratar de compensar algunas desigualdades. A la vuelta a tu día a día habitual aplicas inconscientemente esas ideas, sabiendo que vives en un mundo privilegiado que te permite adquirir conocimientos y experiencias que puedes aplicar para mejorar la vida de tus vecinos, ya sea los de la calle de al lado, o los de un lugar recóndito del planeta.

A nivel profesional las expediciones son, sin duda, un reto mayúsculo. Afrontar jornadas maratonianas de 12 y 14 horas operando pacientes de una complejidad muy alta te permite explorar los límites de tu fortaleza física y psíquica. El estímulo de percibir la ayuda que estás prestando hace que soportes ese nivel de tensión de una manera sorprendente.

¿Se sintió seguro durante su cooperación?

Totalmente. En mis dos experiencias como cooperante, la sensación de seguridad ha sido absoluta.

¿Cómo valora la protección que ofrece Mutual Médica a través de su seguro para médicos cooperantes?

Muy valiosa. Es loable que se preste esta asistencia. Como cooperante necesitas tener toda tu energía y concentración enfocada en tu labor, así que el no tener que preocuparte de otros aspectos por tener una cobertura de seguro como la prestada por Mutual Médica es de agradecer.

¿Repetiría la experiencia? ¿Por qué?

Sin duda. Porque quiero que la cooperación forme parte de mi vida y de la de mi familia.