Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más información consultando nuestra Política de Cookies.


Leer más

Publicador de contenidos

angle-left null Los médicos que han optado por la alternativa al RETA –Mutual Médica-, incluidos en el sistema de salud público

Los médicos que han optado por la alternativa al RETA –Mutual Médica-, incluidos en el sistema de salud público

Entre los requisitos para recibir asistencia sanitaria pública, se encuentra el de tener la nacionalidad española y residir en el territorio del Estado o ser nacionales de algún Estado de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo o de Suiza y estar inscrito en el Registro Central de Extranjeros.

Entre los requisitos para recibir asistencia sanitaria pública, se encuentra el de tener la nacionalidad española y residir en el territorio del Estado o ser nacionales de algún Estado de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo o de Suiza y estar inscrito en el Registro Central de Extranjeros.

 

Así, los médicos que han optado por Mutual Médica como la alternativa al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), entran dentro del sistema de salud público.

 

Aquellos médicos que tengan unos ingresos por encima de los 100.000€ íntegros anuales -obtenidos tanto por rendimientos del trabajo como del capital, de actividades económicas y por ganancias patrimoniales-, quedarán fuera del marco de asistencia sanitaria pública gratuita en España, según el Real Decreto 1192/2012, del 3 de agosto de 2012, pero podrán solicitar, igualmente, la asistencia abonando el correspondiente coste.

 

Además de los asegurados, también son beneficiarios del sistema de salud público el cónyuge del asegurado –también en el caso de parejas de hecho-; los excónyuges, si tienen derecho a recibir una pensión compensatoria, y los descendientes menores de 26 años o, en caso de ser más mayores, que tengan una discapacidad reconocida igual o superior al 65%.

 

El reconocimiento de persona asegurada o beneficiaria corresponde al Instituto Nacional de la Seguridad Social o, en su caso, al Instituto Social de la Marina, y se realizará de oficio, previa petición del asegurado. Un vez reconocida la condición de persona asegurada o beneficiaria, el derecho a la asistencia sanitaria se hará efectivo por las administraciones sanitarias competentes, que facilitarán el acceso de los ciudadanos a las prestaciones de asistencia sanitaria a través de la expedición de la tarjeta sanitaria individual.