Publicador de contenidos

angle-left null Entrevistamos al Dr. Juan Ignacio Guerrero, Presidente de UNIPROMEL, la organización patronal de los médicos de ejercicio libre en el sector sanitario privado

Entrevistamos al Dr. Juan Ignacio Guerrero, Presidente de UNIPROMEL, la organización patronal de los médicos de ejercicio libre en el sector sanitario privado

Hablando de la COVID-19, el Dr. Juan Ignacio Guerrero nos explica que la situación ha cambiado de una manera radical: ahora se ha demostrado el riesgo al que se exponen los médicos al poner ellos todos los recursos, todo el trabajo y todo el esfuerzo

El perfil de médico que ha solicitado las ayudas de Mutual Médica son, en un 80%, médicos que trabajan por cuenta propia, es decir médicos en ejercicio libre que han visto disminuida su actividad económica durante la COVID-19. Las razones de esta reducción de la actividad son variadas y con afectaciones dispares.


Para conocer un poco más la labor que ha venido desarrollando este colectivo durante la COVID-19, entrevistamos al Dr. Juan Ignacio Guerrero, presidente de UNIPROMEL, la organización patronal de los médicos de ejercicio libre en el sector sanitario privado.

 


¿En primer lugar y para situar a la audiencia, podría explicarnos por qué un médico oftalmólogo dedicado enteramente a cuidar de sus pacientes decide emprender un proyecto de esta envergadura?


Precisamente por eso, por cuidar a nuestros pacientes. Si no recuperamos la autoridad y el control en la Sanidad privada, la relación médico-paciente, libre e independiente, estará seriamente amenazada, lo que finalmente será muy perjudicial para los propios pacientes, que son los que pagan y han confiado su dinero a las grandes aseguradoras. Sin embargo, estas se han apropiado del sistema y ejercen una verdadera “dictadura”, con unos recursos que no son suyos y decidiendo qué médicos y a qué precios son atendidos estos pacientes. Han desplazado a los verdaderos protagonistas de la relación médico-paciente, invadiendo un espacio que no les pertenece y excluyéndolos de la toma de sus propias decisiones. Lo que debería ser un modelo de libertad de elección, basado en la calidad y en la transparencia, se ha convertido en un modelo cautivo, basado en modelos económicos de escala y volúmenes, donde impera el abaratamiento de costes y la guerra de precios con pólizas low cost.

 


¿Cuál es la misión de UNIPROMEL?


Recuperar la relación médico-paciente directa, libre e independiente, según el modelo europeo, donde las aseguradoras tienen totalmente prohibido invadir el área de competencias de los médicos, dedicándose solo a la cobertura de riesgos y a la gestión de la provisión de fondos que solidariamente los asegurados les confían para que paguen los gastos de aquellos que caen enfermos. La socialización del riesgo es la razón de ser de una aseguradora de este tipo y de la que obtiene un pequeño porcentaje en su beneficio.

 


Defíname el colectivo de médicos asociados a UNIPROMEL y su volumen. 

 

El médico socio de UNIPROMEL responde a un modelo de profesional liberal que ha visto como en estos 20 años ha perdido su condición de autoridad y su libertad para ejercer en la Sanidad privada, por las prácticas abusivas de grandes grupos económicos que han intervenido el mercado.


Representamos a través de los vocales provinciales de ejercicio libre de los 52 Colegios de médicos a los más de 50.000 médicos de la medicina privada, un sector muy importante para la Sanidad española que ahora tendrá una Patronal propia que les defienda en igualdad de fuerzas.
El ritmo de afiliación es muy alto, en solo 3 meses más de 2.000 nuevos socios y con la firma de acuerdos con los Colegios de Médicos de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga, Baleares, Alicante, Zaragoza, Burgos, etc... que ya están en marcha, esperamos alcanzar los 30.000 socios durante los próximos meses.

 


¿Cómo ha contribuido el colectivo de Médicos de Ejercicio Libre a paliar los efectos de la COVID19?


Desde UNIPROMEL hemos contribuido de una manera incondicional y hemos estado totalmente al servicio de las autoridades y de la sociedad. Hemos mantenido toda la infraestructura abierta para seguir atendiendo las urgencias y la patología que no se podía demorar. Lo que significa que hemos asumido unos costes económicos enormes, con menos de un 10 % de la facturación, ya de por sí muy baja por los indignos baremos de unas compañías de seguros que han seguido cobrando el 100 % de las pólizas, pero que han tenido un 80 % menos de siniestros. Estas empresas se han negado a sostener los gastos de sus cuadros médicos y han mantenido una política de ignorar las peticiones de ayuda que les hemos enviado. Por respuesta solo hemos recibido la callada o, lo que es peor, una oferta de adelanto o anticipos sobre el trabajo futuro, que ha indignado al colectivo y ha sido el detonante para que miles de médicos y de centros se unan a la lucha que vamos a emprender desde UNIPROMEL, con el respaldo de los colegios de médicos y de la OMC.

 


¿Cómo ha cambiado la situación de dicho colectivo durante la pandemia?


La situación ha cambiado de una manera radical: ahora se ha demostrado el riesgo al que se exponen los médicos al poner ellos todos los recursos, todo el trabajo y todo el esfuerzo, pero sin tener el control sobre el sistema. Por desgracia, nuestros pacientes, al contratar pólizas con el modelo de pago a través de las compañías, en vez de contratar pólizas de reembolso, han alimentado un poder económico enorme para estas empresas. Además, no existe ningún tipo de regulación ni de supervisión por parte de la Dirección General de Seguros o por la CNMC. Han podido operar a sus anchas, incluso sin la oposición de los colegios de médicos. La entrada en vigor de la Ley Omnibus en 2009 representó un serio aviso a nuestros legisladores; sin embargo, no han puesto el mismo celo en obligar a cumplir esa legislación europea de libre competencia a las grandes aseguradoras y a los grandes grupos hospitalarios que, como hemos descrito, se han apropiado del mercado de la Sanidad privada, expulsando a médicos y pacientes del centro del sistema. Médico-Paciente estamos sin capacidad de decisión y sin posibilidad de escapatoria, “atrapados" entre regresar a la Sanidad pública o a la mucho más cara y elitista “privada de bolsillo", que no está al alcance del 90 % de los pacientes.

 


¿Cuáles son los principales retos que se propone la asociación relacionados con la COVID-19?

Nuestro reto es recuperar el modelo de la medicina de ejercicio libre, con una relación Médico-Paciente directa e independiente, abierta a la libre competencia y donde solo primen la calidad y la excelencia. Este modelo puede convivir con unas compañías de seguros que respeten el modelo asegurador europeo, sin invadir competencias y cumpliendo con un código ético y de buenas prácticas. Es importante que exista una verdadera transparencia en la publicidad y en las coberturas que venden en sus pólizas, sin imponer baremos ni expulsar de su cuadro médico a los buenos profesionales que no aceptan un modelo barato de medicina lowcost. 


También apostamos por unos hospitales que vuelvan a convertirse en infraestructuras al servicio de médicos y pacientes. Esto quiere decir que no compitan por la propiedad de las claves médicas ni tampoco con sus propios cuadros médicos. Hospitales que respeten las leyes de la competencia, respetando el papel del médico independiente que no se pliega a trabajar en sus centros y quiere seguir siendo un médico libre. Los médicos no queremos convertirnos en “falsos  autónomos” al servicio de los intereses económicos de estos centros sanitarios, ni aceptamos la exigencia de unos contratos de arrendamiento de servicios que abusan e imponen elevadas comisiones, que detraen de los honorarios médicos; sin embargo, estos centros no corren con ninguno de los gastos que el médico debe seguir pagando, como son los seguros de RC, la formación continuada, el pago de autónomos y de la provisión de jubilación o enfermedad, etc…

Se trata de un modelo que los expertos en derecho mercantil y laboral han calificado como un verdadero atropello, imposible de encontrar en el resto de Europa. Una vez más España es diferente.
Las acciones que vamos a emprender y que ya están en marcha tras recibir el mandato de la Asamblea general del pasado 17 de julio, son muy importantes y van dirigidas a los organismos reguladores tanto en Bruselas como en España y a la vez, interponer demandas personales por los abusos y la congelación de Baremos, reclamando indemnizaciones por la imposición y la negativa a su actualización según el IPC desde los años 90. 
Además de las acciones judiciales y en competencia, nos vamos a dirigir al poder legislativo en el Parlamento Europeo y nacional para que los grupos políticos conozcan esta situación y protejan mediante decretos la relación Médico-Paciente, para que todo lo que la rodea se someta a la legislación vigente de libre competencia y libre elección y concurrencia, según el modelo europeo de medicina privada

 

 

¿Cuáles son los principales logros hasta el momento?

El principal logro de UNIPROMEL ha sido unir a todos los médicos que antes se encontraban solos y ahora se sientes parte de un proyecto común para defenderse en igualdad de fuerzas frente al resto de actores. También el reconocimiento por parte de todos los organismos reguladores y de la OMC y los Colegios de Médicos, además de las patronales del seguro, UNESPA y de los Hospitales, ASPE. 
UNIPROMEL ha llegado para quedarse y constituirse como la gran Asociación Patronal de los médicos de la Sanidad privada. Esto es el principio de la solución para recuperar todo lo que nos hemos perdido en estos 30 años, situándonos a la cola entre los médicos europeos.

 


¿Cree que las administraciones públicas deberían tener un papel relevante en este proceso que ha iniciado UNIPROMEL? ¿Y las patronales del sector?


Por supuesto que las administraciones deben intervenir y regular el sector, haciendo que se cumplan las leyes y las directivas europeas en materia de libre competencia, libre concurrencia, transparencia, respeto, buena fe, seguridad jurídica, legislación fiscal, laboral y mercantil, incluso derechos de los consumidores y de la directiva de servicios en materia de seguros, y un largo etc. 
Se han aprovechado de la confianza de médicos y pacientes, que solo nos hemos dedicado a lo que de verdad importa, la Salud y a combatir la enfermedad, sin saber que estábamos siendo atrapados en una tela de araña de la que ahora solo podremos escapar con la UNIÓN MÉDICA PROFESIONAL y con la intervención de las instancias públicas, de la administración y de sus organismos reguladores y, llegado el caso, de los tribunales de justicia, que deberán resolver las miles de demandas que los médicos podremos interponer si se demuestra que no se han respetado las normativas.

 


¿Cómo ve el futuro del médico en ejercicio libre en España?

 

 

Muy amenazado hasta la llegada de UNIPROMEL. Fue en el 2º Congreso de la medicina privada, que organizamos en el Colegio de Sevilla, donde la Asamblea general de Vocales de ejercicio libre aprobó la propuesta que hice como Vocal del Consejo Andaluz de constituir una gran Asociación PROFESIONAL y PATRONAL que hoy ya es una realidad y que tengo el honor y la responsabilidad de presidir.

 


Para acabar señalar que este año tan difícil para todos y especialmente para los médicos, nuestra mutualidad cumple cien años sirviendo al colectivo médico. ¿Qué opinión le merece la labor que como alternativa al Reta estamos desarrollando y que propuestas nos hace para mejorar nuestro servicio a los Médicos?


Creo que es una gran labor la de Mutual Médica, aunque todavía los médicos no han entendido como lo que podría llegar a ser. Desde UNIPROMEL queremos impulsar esta labor como la gran mutualidad de los médicos que ejercemos en la Sanidad privada.
Intentaremos negociar con el Estado y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social un marco más estable y un estatuto especial del médico autónomo de ejercicio libre.
Nuestra propuesta consiste en promover de forma conjunta con la mutualidad la seguridad y la unión de los médicos de ejercicio libre. Mutual Médica no es solo la alternativa al RETA, sino que forma una gran familia de médicos: te agrupa y te protege en un modelo de solidaridad y de mutualidad que cada vez tendrá un rol más importante y ambicioso, con grandes objetivos para los próximos años.