Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más información consultando nuestra Política de Cookies.


Leer más

Publicador de contenidos

angle-left null Dr. Jaime Lora-Tamayo Morillo-Velarde, ganador del Premio Dr. Font 2018

Dr. Jaime Lora-Tamayo Morillo-Velarde, ganador del Premio Dr. Font 2018

“La combinación de asistencia e investigación médica, necesaria para ambas actividades, supone un enorme esfuerzo y exige una notable dedicación en formación, trabajo y persistencia”

El estudio liderado por el Dr. Jaime Lora-Tamayo ha contado con la participación de numerosos hospitales, incluyendo a influyentes centros de Suiza, Francia y Oxford. En conjunto, han participado 52 centros de 15 naciones distintas, incluyendo hospitales europeos, australianos y brasileños. El análisis principal se realizó en el Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid) y en el Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona). Los resultados preliminares fueron comunicados en la Interscience Conference on Antimicrobial Agents and Chemotherapy (San Diego, EE.UU, 17-21 septiembre 2015). El estudio ha sido publicado en la revista Clinical Infectious Diseases, bajo el título "The not-so-good prognosis of streptococcal periprosthetic joint infection managed by implant retention: the results of a large multicenter study”

 

¿En qué consiste tu proyecto de investigación, que ha obtenido el Premio Dr. J. Font 2018? ¿Podrías resumirnos cuándo, dónde y cómo se llevó a cabo este trabajo: inicio, puesta en marcha, resultados, etc.?

Las infecciones asociadas a prótesis articulares constituyen un problema de salud de primera magnitud, tanto por su incidencia creciente como por las dificultades que encontramos para su tratamiento. La adhesión de las bacterias al material protésico y la generación de una biopelícula disminuye significativamente la eficacia de los antibióticos y obliga a ofrecer una terapia agresiva y combinada, médico-quirúrgica. Con frecuencia, el tratamiento de la infección exige la retirada del implante protésico, pero en algunos casos seleccionados puede intentarse la curación reteniendo la prótesis. Precisamente, el presente estudio analiza el pronóstico del manejo con desbridamiento quirúrgico, retención del implante y antibióticos de una gran cohorte de pacientes con infección estreptocócica.

La obtención de cohortes homogéneas de pacientes es difícil, especialmente en la infección osteoarticular. La colaboración de más de 50 centros de distintos países ha permitido reunir un número de casos inédito, necesario para realizar el análisis que presentamos. Este espíritu de colaboración se ha desarrollado en los últimos años bajo el liderazgo del Dr. Javier Ariza (Hospital Universitario de Bellvitge), en el seno del Grupo de Estudio de Infección Osteoarticular de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (GEIO-SEIMC), así como en el grupo de trabajo específico de la Red Española de Investigación en Patología Infecciosa (REIPI). En estos años, la colaboración de numerosos expertos nacionales en infecciones osteoarticulares ha permitido realizar los análisis más importantes del manejo de infección de prótesis articular con retención del implante para distintas etiologías, incluyendo estafilococos y bacilos gram-negativos. En colaboración con la Sociedad Europea de Enfermedades Infecciosas (ESCMID), se han realizado también importantes trabajos en infección enterocócica y, ahora, estreptocócica.

El presente trabajo fue ideado y puesto en marcha desde el GEIO en junio de 2014, en estrecha colaboración con el Dr. Éric Senneville (Hospital Gustave Drone, Tourcoing, Lille, Francia) y coordinado desde el Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid). La colaboración con la ESCMID canalizó la participación de numerosos hospitales, incluyendo a influyentes centros de Suiza, Francia y Oxford. En conjunto, han participado 52 centros de 15 naciones distintas, incluyendo hospitales europeos, australianos y brasileños. Se obtuvo información de 922 pacientes con infección estreptocócica de prótesis articular, de los que 462 habían sido manejados con retención del implante y que constituyen la base de nuestro estudio. El análisis principal se realizó en el Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid) y en el Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona). Los resultados preliminares fueron comunicados en la Intersience Conference on Antimicrobial Agents and Chemotherapy (San Diego, EE.UU, 17-21 septiembre 2015). El estudio ha sido publicado en la revista Clinical Infectious Diseases (IF 9.117, primer decil de la especialidad).

¿Qué ha aportado este trabajo al mundo de la ciencia, por un lado, y a los pacientes con este problema de salud, por otro?

Los casos reunidos en este estudio constituyen una muestra suficientemente homogénea para acotar el problema clínico (infección de prótesis articular por estreptococos, todos manejados con retención del implante protésico) y es, de lejos, la más grande analizada hasta la fecha. Eso ha permitido profundizar en el conocimiento de la infección (presentación clínica, diferencias entre especies de estreptococos) y en aspectos relevantes de su pronóstico. El estudio demuestra el beneficio del uso de antibióticos β-lactámicos y su potencial combinación con rifampicina, así como la necesidad del recambio de piezas móviles durante la cirugía de desbridamiento. Los pacientes con infección protésica estreptocócica pueden aspirar a curarse y mantener la prótesis gracias a una limpieza quirúrgica precoz y exhaustiva, así como a un tratamiento antibiótico optimizado.

¿Qué piensas de iniciativas como la del Premio Dr. J. Font?

Este tipo de premios supone un estímulo innegable para los investigadores. En el campo de la investigación clínica, la génesis de las preguntas realmente relevantes, el desarrollo fiable de la investigación, y la interpretación y aplicación de los resultados, sólo pueden ser realizados por médicos que ven pacientes en su práctica clínica diaria. Esta combinación de asistencia e investigación, que insisto es necesaria para ambas actividades, supone un enorme esfuerzo y exige una notable dedicación en formación, trabajo y persistencia, que pocas veces se ve recompensado con algo que no sea la satisfacción vocacional y la mejora del pronóstico y tratamiento de nuestros pacientes. Por este motivo, el reconocimiento de iniciativas como el Premio Dr. Josep Font es de agradecer, y constituye un ejemplo en nuestra sociedad.

¿Cómo conociste la existencia del Premio Dr. J. Font y por qué razones te presentaste al concurso?

La noticia me llegó a través del Jefe de Residentes de mi Hospital, el Dr. Mikel Mancheño Losa, que actualmente está realizando su tesis doctoral en nuestro grupo, y que con su entusiasmo característico me animó a presentar este trabajo. Aun siendo un trabajo observacional retrospectivo, pensamos que es el resultado de investigación clínica de calidad por cuanto analiza con rigor y aborda cuestiones relevantes de un problema clínico concreto. Además, constituye un buen ejemplo de investigación colaborativa a nivel internacional.

Invita a tus compañeros de profesión a solicitar este premio

Sin duda, animo a mis colegas a presentarse a iniciativas como la del Premio Dr. J. Font, que suponen un merecido reconocimiento al esfuerzo que supone la investigación clínica, y que contribuyen por tanto a su incentivación, tan importante en nuestro entorno.